Prólogo de Adriano González León.
Carlos Contramaestre investigó entre el polvo y las viejas imágenes en libros de la Biblioteca de Universidad de Los Andes, pesados volúmenes, libros en piel de becerro, traídos desde Bogotá por el Obispo Torrijos. Muchos de los cuales se habían quemado para hacer hogueras. Contramaestre se dedicó con paciencia a reunir relatos curiosos y trozos de expedientes en un recorrido documental cuyo resultado es este libro que incluye grabados inéditos.
Tapa blanda con tinta metalizada. Tripa crema, 360 páginas. Offset. Impreso en los Talleres de Italgráfica, Caracas, 1979. Academia Nacional de la Historia en coedición con el Consejo de Desarrollo Científico y Humanístico, Universidad de los Andes.